Saltar al contenido

De corazas y escudos…

21 agosto, 2019

“Tengo un texto sobre eso”, le dije. Y le mentí. O al menos, no dije toda la verdad. Lo tengo, pero es tan antiguo y lleva ahí tanto tiempo que no me gustó releerlo. “Arrasando escudos” se llama, para el que quiera y guste, aunque lo cierto es que el paso del tiempo y el olvido de quien lo motivase no le han sentado precisamente bien.

Ahora es otro tiempo, y una de esas vidas entre cientos que viví, y posiblemente le diese otro enfoque y otro sentido.

Así que empecemos por el principio. Quien motiva estas palabras no es ella sino él, aunque es a ella a quien va dirigido. Que le aproveche o que corra, ahora que aún está a tiempo.

Él lleva tiempo rondando por mi vida. Indirectamente y a través de la familia. Ganó en importancia con los años, y aunque ahora sea visible en mi día a día no siempre fue así. Me alegro de que esté, me ennoblece como persona, me ennoblece elegirlo, y que sus integridades me eligiesen a mí. Pero sobre todo, está no sólo por cómo me trata, sino sobre todo por cómo siempre trató a los míos. Hay cosas que son sagradas e inamovibles. El tiempo, la vida, la muerte y los nuestros. Y en poco más se resume todo.

Yo no la conozco, pero si él la elige me basta. Y en ello está. Poco a poco y por una de esas extrañas coincidencias por las que se encuentran los que en otro tiempo no llegaron a tocarse. Va sin prisas, pero sin pausas, poco a poco y con buena letra para que no haya tachones ni que retocar palabras. Y lo envidio. Le envidio la ilusión. Y lo veo con ternura. Desde fuera como un tercero, y desde dentro como un amigo. No siempre fue así, pero ahora que lo es, espero que se quede donde está durante largo tiempo. Escrito queda por mi parte.

Despacio y con buena letra, como dicen los maestros. Por los dos lados supongo, pero más por el de ella que por el de él. Yo los llamaba escudos, y ella los acaba de llamar corazas. Yo los arrasaba, y ella los mantiene. Y sus razones tendrá, que en eso no me meto ni es asunto mío. Llamadlos como os plazca. Nunca me gustaron, y eso es lo único que mantengo de otro texto y de otro tiempo.

Nunca me gustaron porque nunca les vi el sentido. Hay verdades inamovibles como decía, y en nacer y morir están dos de ellas. Y de un extremo al otro, con todas sus fuerzas y sus envites, LA VIDA. Con mayúsculas. Uno tras otro hasta que extenuado y exhausto al final de tus días, te entregas a la parca y sus garras esperando un salvador, una bienvenida, y encontrarte con aquellos que se quedaron tiempo atrás, y por el camino.

Así que como humilde tercero, como aspirante a consejero, como cervecero incansable y como prenda y vividor le pregunto a ella: ¿A qué carajo le tienes miedo?

Envidio verlo con la ilusión y entregado, y no hay trampa ni cartón tras sus espejos y sus resquicios de princesa. Ni uno, ni uno sólo desde mis ojos subjetivos, ni uno sólo en los gestos que tuvo con los míos. Los míos que Dios me dio, y los míos que elegí y dejé que me eligiesen. Es tuyo para cuando lo pidas, rodilla en tierra y sin condiciones. Con una bandera blanca y sin parlamento de por medio. Rendido y humillado lo tienes si le dejas.

Ármate si quieres hasta los dientes y protege tus corazas. Las vas a necesitar, todas y cada una de ellas. Pero recuerda querida, cuando las fuerzas de la naturaleza tocan a rebato, poca defensa puede el ser humano oponer a ellas. Al Este se nace, y desde ahí al ocaso de la muerte, verdades inamovibles. Una es la vida, con sus fuerzas y sus envites, y entre ellas, con el amor como arma definitiva. Quítate la coraza, vive y aprecia, besa y saborea, disfruta sin miedos y cuéntamelo con una cerveza. Si él está, tu seguirás estando. Y si sale mal, coge tus corazas, quítales el polvo y vuelve a ponértelas. Pero esta vez, déjalas en el rincón y disfruta. No te hacen falta. Lo veo en sus ojos y en como habla de ti. Estáis maravillosamente jodidos, y con corazas o sin ellas, solamente os queda vivir…

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: